Cómo acompañamos una situación explícita de violencia y/o acoso

Como explicamos en las formaciones previas a los inicios de los tándems, siempre que detectáis una situación de violencia es importante que lo comuniquéis a la persona responsable técnica de la AFEV. Somos personas expertas que sabemos cómo actuar en todo momento y qué mecanismos activar o no.

Sin embargo, si te encuentras con una situación así con tu tándem te podemos dar algunas recomendaciones, consejos y también explicaciones que os sirvan como guía ante una situación tan compleja, que en ningún caso debes afrontar tú solo o sola.

 

Qué adolescentes pueden estar sufriendo de violencia machista

Chicas adolescentes que viven relaciones afectivosexuales abusivas, sean ocasionales o de pareja, u otras manifestaciones de la violencia machista ejercida por terceras personas que no son ni el padre ni la actual pareja de la madre, como pueden ser otros compañeros de clase o del barrio .

Chicas adolescentes que NO se comportan de acuerdo con el patrón normativo de feminidad (aquellas ideas, creencias, relatos y discursos que, históricamente, han construido unos modelos «adecuados, correctos y únicos» de ser hombre (patrón normativo de masculinidad) y de ser mujer, atribuyendo a cada uno unas características, espacios y roles muy diferentes en una escala de jerarquía que coloca masculinidad / hombres en la cúspide de la pirámide y que relega la feminidad / mujeres en una posición de subalteridad y que, por este motivo, reciben violencia). Por ejemplo:

  • chicas con orientaciones sexuales diferentes de la heterosexual (por ejemplo lesbianas, bisexuales);
  • chicas que a pesar de identificarse con su género asignado, muestran aficiones, estéticas, gestualidades y / o comportamientos considerados masculinos (por ejemplo juegan al fútbol, tienen características más agresivas, etc.);
  • chicas que viven su feminidad de una manera no normativa (relaciones sexuales habituales sin establecer vínculos de pareja, vestir con ropas ajustadas que son leídas como excesivamente provocativas …)

Chicos adolescentes que NO se comportan de acuerdo al patrón normativo de masculinidad cuando ésta es causa de violencia:

  • chicos con opciones sexuales diferentes de la heterosexual (gays, bisexuales …);
  • chicos que, a pesar de identificarse con su género asignado, muestran aficiones, estéticas, gestualidades y / o comportamientos considerados femeninos … (por ejemplo, si quieren jugar a muñecas o coleccionan cromos de princesas)

Personas que viven en un cuerpo con características sexuales ambiguas. Por ejemplo:

  • chico con ginecomastia (desarrollo anormal de grandes glándulas mamarias en los hombres)
  • chica con pelo en la cara (debido a altos niveles de testosterona) o en el resto del cuerpo por decisión propia de no depilarse
  • personas queers (personas que no se identifican con los modelos de género binario hombre-mujer)

Personas que se identifican con el género contrario al asignado y lo hacen visible ya sea a través del lenguaje (refiriéndose a sí mismos / as con el género con el que se identifican) y/o a través de su apariencia externa (ropa o peinados asignados al género contrario).

 

Qué hacemos si el niño / adolescente nos explica que está sufriendo de violencia y/o acoso?

Escuchad atentamente, aceptando sin reservas, juicios ni cuestionamientos su relato. Es importante que sienta que echáis por válida su experiencia y que no dudáis de lo que ha vivido.

No esquivéis el tema. Estimulad la conversación y agradeced su confianza en vosotros.

Evitad cara de sorpresa o estupefacción, así como también dar la sensación de tener prisa: respetad el ritmo de su relato, los silencios y las dubitaciones. Dejad que se exprese con sus propias palabras.

No manifestéis vuestra opinión ni emitéis juicios de valor. Respetad su punto de vista y sus actuaciones ante lo que pasa. Respetad cómo se siente. Ésta puede ser una oportunidad para vosotros para aprender muchas cosas nuevas y poder trabajar prejuicios, por ejemplo.

Proporcionad apoyo inmediato, comprensión y alianza. Procurad promover la calma, tranquilizarlo/la. Haced sentir que lo/la entendéis y que puede contar con vosotros, y que el espacio de mentoría es un espacio seguro para él o ella.

Compartid vuestra percepción de sus emociones y contraste con él / ella. Expresad como de visible es ese malestar, reconoced la dificultad de la situación en que se encuentra. Por ejemplo: «siento que estás triste …», «debe de ser muy angustiosa encontrarse ante esta situación …», «entiendo que tengas miedo …», etc.

Actuad transparentemente: al tratarse de una situación de riesgo, estáis obligados a comunicárnoslo y esta información debe quedarle muy clara. Es importante que no prometáis al niño / joven una confidencialidad que luego no podréis asumir. El límite de confianza tiene como límite la salvaguarda y protección del niño o joven.

En ningún caso hagáis vosotros la mediación entre el agresor y la persona agredida. Esta tarea es complicada, delicada, y es necesario que una persona con preparación lo haga con garantías. Siempre podéis hablarlo con la persona técnica del AFEV o la referente educativa, y ellas sabrán cómo afrontar esta situación.

Principales factores de riesgo de la persona que acompañamos:

  • Tener interiorizada la ideología heteronormativa y asumidos los modelos tradicionales normativos de masculinidad y feminidad (patrones o modelos deseables socialmente aceptados de que debe ser un hombre o una mujer)
  • Tener interiorizados los mitos del amor romántico (puedes consultarlos aquí)
  • Tener interiorizadas pautas autoritarias y/o violencias de resolución de conflictos en las relaciones interpersonales
  • Tener baja autoestima, existencia de carencias afectivas importantes y sentimiento de soledad por parte del adolescente
  • Falta de acceso a espacios seguros, de apoyo mutuo, información y de apoderamiento con otras personas que hayan pasado procesos similares

 

Recomendaciones para trabajar con el mentor o mentora temáticas de violencias

Huir dinámicas competitivas de ganar a cualquier precio. Mostrar otras maneras de participar y dar valor al proceso (aprendizajes, gente nueva que hemos conocido, diversión, etc.) y no tanto al resultado. Trabajar la solidaridad, la cooperación, la creatividad, la comprensión, el apoyo mutuo y la diversidad.

Evitar estereotipos de género. Por ejemplo, las chicas quieren jugar a muñecas, y los chicos al fútbol.

Hablar de otras diversidades o opciones de género, más allá del binarismo hombre-mujer. «Hay mujeres que tienen pene, y hay hombres que tienen vulva».

Hablar a las chicas adolescentes sobre el acoso, los límites, sólo el SI es SI, y a los chicos adolescentes sobre la aceptación de límites (por ejemplo, aceptar un NO por respuesta incluso si han coqueteado contigo), el respeto y el control de impulsos y gestión de emociones.

Trabajar al revés las bromas y chistes sobre las orientaciones sexuales porque también son violencia.

Toda la diversidad de cuerpos es bienvenida.

Dejar de lado los juicios y prejuicios. Hablar sobre ello con el niño o joven. Sobre la importancia de poder defender lo que pensamos sin tener que desprestigiar al otro.

Con los niños, podemos trabajar el manspreading, o reflexionar conjuntamente sobre el espacio que ocupamos cada uno y qué significa para los demás.

 

Recursos pedagógicos y temáticos

Bloggers

Portales web

  • Ni bella, ni bèstia. Espacio joven en el cual tanto hombres y mujeres jóvenes como madres o padres, profesorado, etc, pueden explicar sus dudas en relación a las relaciones de pareja, afectivas y sexuales y donde se ofrece escucha y ayuda para solucionarlos.
  • «Por los Buenos Tratos«. Web dirigida a chicas y chicos jóvenes para la mejora de las relaciones interpersonales y la prevención de la violencia interpersonal, especialmente, en el ámbito de la pareja.
  • «Mi novio me controla». Web con muchos recursos para prevenir la violencia machista.

Películas y vídeos

  • A tres metros sobre el cielo.
  • La Bella y la Bestia.
  • La Saga Crepúsculo.
  • Tengo ganas de ti.
  • Querernos bien.

Literatura

  • El futuro es femenino: cuentos para que juntes cambiemos el mundo, Sara Cano, Nube de Tinta. Recopilación de 8 cuentos ilustrados por varias ilustradoras. Los cuentos reflejan situaciones de la vida cotidiana, mostrando protagonistas que se apoderan ante situaciones machistas injustas.
  • La Cenicienta ya no cree en príncipes azules. Nunila López y Myriam Cameros, Ed. 96. Versión moderna, realista y humorística sobre las relaciones de pareja basadas en el mito del amor romántico.
  • ¿Qué tengo aquí abajo?, Rosa Sanchís y Enric Senabre, Nórdica.
    Libro fantástico para la educación afectiva y sexual de los y las adolescentes: resuelve dudas, genera debate y despierta el espíritu crítico respecto a cuestiones amorosas, sexuales y de género.
  • El diario rojo de Carlota, Gemma Lienas, Empúries, 2004. Descubrimos las reflexiones de Carlota en torno a temas como la pasión, el amor, los sentimientos, el sexo, el placer y las relaciones. Novela sin tabúes que ofrece opciones de conversación y debate.
  • El diario rojo de Flanagan, Andreu Martin y Jaume Ribera, Estrella Polar. Versión del Diario Rojo de Carlota a través de Flanagan, novio de Carlota. Reflexiones sobre experiencias y dudas afectivas y sexuales. Se tratan temas muy diversos.
  • El diario azul de Carlota, Gemma Lienas, Empúries, 2004. Carlota habla de violencia de género y violencia escolar a partir de testimonios que va recogiendo. Buena lectura para generar debate.

Otros recursos

Fichas pedagógicas relacionadas:

Otras fichas para organizar diferentes actividades o con ideas para realizar tu acompañamiento: visita la acompañateca.

Suscríbete a nuestra newsletter

Infórmate sobre todo lo que sucede a enTàndem



He leído y acepto la cláusula de protección de datos.

En cumplimiento del Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/680 de 27 de abril), le informamos de que sus datos serán incluidos en un fichero registrado a nombre de AFEV, con el fin de poder informar de nuestras actividades. Puede ejercer el derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación y oposición dirigiéndose a dades@afev.org.