Acoso escolar y mentoria

Durante estos días de vacaciones nos ha ocurrido conocer el caso de Alan, un joven de Barcelona que, con 17 años, se ha suicidado después de sufrir bullying escolar a su centro educativo. El bullying es un fenómeno que se identifica desde hace muy pocos años, y que afecta principalmente como víctimas los niños y jóvenes con características diferentes a la mayoría. También los acosadores tienen diferencias, como se ha demostrado en varios estudios[1] llevados a cabo, sobre todo desde la psicología social. El acoso escolar se puede definir como un abuso de poder intencional por parte de uno o más chicos o chicas para infligir malestar repetidamente a uno/a compañero/a[2]. Las consecuencias de esta práctica son el incremento del riesgo de problemas de salud mental y de conducta, problemas en la escolaridad, o la implicación en comportamientos violentos y delictivos en la edad adulta[3].

 

Como entidad vinculada a la mentoría de niños y jóvenes en edad escolar, nos quita el sueño especialmente ver como, cada vez más, se detectan nuevos casos de estudiantes involucrados en estas prácticas. Según datos recogidos por las agencias de la ONU entre 2003 y 2005, entre un 20 y un 65% de niños eran agredidos cada mes[4]. El círculo vicioso que se vincula al acoso en la edad escolar es tremendamente preocupante: las víctimas pueden tener depresión, ansiedad en la niñez y, como vemos en los niños y jóvenes que acompañamos, llegar a abandonar la escolaridad. A lo largo de su crecimiento ésto les provoca una carencia de autoconfianza y una pérdida de habilidades sociales, hecho que puede fácilmente desembocar en conductas violentas en la edad adulta, o en conductas suicidas, como bien sabemos. Porotro lado, según se recoge en varios estudios y también en el informe que redactó el 2014 la organización “Save the Children”[5], los niños que presencian situaciones de violencia en el hogar son más propensos a perpetrar abusos contra sus compañeros y compañeras, mientras que los niños con una red social de origen más débil no solo son más fácilmente víctimas sino que tienen menos posibilidades de afrontar favorablemente el bullying en caso de sufrirlo o presenciarlo.

 

Uno de los aspectos cruciales en que están de acuerdo los protocolos de actuación[6] en casos de bullying es el hecho de romper el silencio, contar con alguien adulto que pueda ayudar a salir del círculo de victimización. En este caso, familias, profesorado e instituciones tienen que trabajar muy de cerca para no dejar los niños y adolescentes desprotegidos.

 

Un mentor que acompañe un menor involucrado en una situación de acoso escolar puede ser una pieza clave, ya que es una figura de confianza en la cual el niño puede depositar sus inseguridades. Pensamos que, como promotores de la mentoría, tenemos que contribuir a paliar esta práctica con consecuencias nefastas para nuestros escolares y para la sociedad en general.

Laura Cardús. Antropóloga, técnica de proyectos de AFEV Barcelona.

@lauretalauri  @entandem-afev

 

[1] Rhodes, Jean (2016) “New study shows the lasting effects donde chidlhood bullying” dentro de The Chronichle: Evidence Based Mentoring. Recuperado el 8/1/2016 de http://chronicle.umbmentoring.org/new-study-shows-the-lasting-effects-of-childhood-bullying/

[2] Olweus, Dan (1997) “Bully/*Victim Problems in School: Facts and Intervention” dentro de European Journal of Psychology of Education. University of Bergen, Norway, Debo de. 1997 Vol. 12, Issue 4 (pp. 495-510).

[3] Olweus, Dan (2011) “Bullying in School and Later Criminality: Findings from Three Swedish Community Samples of Malas” dentro de Criminal Behaviour and Mental Health, Abr 2011 Vol. 21 Issue 2 (pp. 151-156) y Temcheff, Caroline et. al. (2008) “Continuity and Pathways from Aggression in Childhood tono Family Violence in Adulthood: A 30-year Longitudinal Study” dentro de Journal of Family Violence, nunca 2008 Quiere 23 (pp. 231-242)

[4] Estudio de la Organización Mundial de la Salud llevado a cabo en Botsuana, Chile, China, Guayana, Jordania, Kènia, Líbano, Namibia, Omán, Filipinas, Swatzilàndia, Uganda, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela, Zambia y Zimbabwe entre los años 2003 y 2005.

[5] “Acoso escolar y ciberacoso: propuestas para la acción” Save the Children, 2014.

[6] Como por ejemplo el que se recoge en la web de la Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar

http://www.acoso-escolar.es/acoso-escolar/protocolo-de-actuacion/

Suscríbete a nuestra newsletter

Infórmate sobre todo lo que sucede a enTàndem



    He leído y acepto la cláusula de protección de datos.

    En cumplimiento del Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/680 de 27 de abril), le informamos de que sus datos serán incluidos en un fichero registrado a nombre de AFEV, con el fin de poder informar de nuestras actividades. Puede ejercer el derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación y oposición dirigiéndose a dades@afev.org.