Familia y escolaridad

Situación

El acompañamiento que proponemos pretende ser global y toma en consideración al niño dentro de su contexto familiar. Según la evaluación que se ha realizado en la sociedad francesa, la intervención de una persona voluntaria estudiante es muy bienvenida: el 90% de las familias lo consideran muy positivo. Por otro lado: el 77% de los estudiantes se sienten cómodos con las familias.

Desde que el estudiante entra en la familia, se construye una relación íntima entre ambos. Progresivamente, el estudiante y la familia viven juntos cada vez más momentos de convivencia, el estudiante es además invitado a cenar, a fiestas, celebraciones… Intervenir en el domicilio permite despacio reducir la presión escolar y forjar un vínculo con la familia del niño o joven.

La noción de “familia” en un sentido amplio: a veces las situaciones familiares son complejas y dispersas. También cuando hablamos de “padres y madres”, tendríamos que considerar que, según las situaciones, puede tratarse de un padre solo, y también desarrollar el rol de hermano u otros miembros de la familia. En el domicilio, la presencia de un adulto se exige por ley. Al margen del aspecto jurídico, es bueno charlar con la persona que estará presente para implicarla y explicarle cómo funciona el acompañamiento del niño o joven. El vínculo con la familia se revisa cuando el acompañamiento no se hace en el domicilio.

Finalidades

  • Hacer comprender a los familiares los objetivos del acompañamiento.
  • Favorecer sus informes en la escuela.
  • Facilitar la implicación de los familiares en el seguimiento escolar del niño o joven, que a veces es quien genera los conflictos, ayudarlos a entender el que su hijo/hija hace en la escuela.
  • Favorecer la comunicación paro-hijo disminuyendo la presión escolar sobre el niño/joven.
  • Encontrar, con ellos, la postura que se aconseja tomar en relación con las dificultades del niño/a.

Por qué sucede?

Cosas que podéis hacer:

Tomarse el tiempo de charlar regularmente con los familiares sobre lo que pasa durante el acompañamiento, sin que esto se considere como una obligación. Buscar tiempo para charlas informales con ellos sobre sus preguntas sobre la escuela u otras…

Hacer las actividades implicando a la familia, por ejemplo: hacer una salida en pareja y después volver a hacerla con la familia y que el joven guíe la visita. Asociar, si la situación se presta, a los padres con los juegos propuestos a los niños/jóvenes durante el acompañamiento.

Implicar a los padres y madres en el tiempo de estudiar de los niños/jóvenes en seguimiento.

Dentro de lo posible, cuando los informes con los padres/madres son más limitados, aquellos en los cuales el acompañamiento se da en el centro escolar, intentar al máximo contactarlos, por ejemplo en la salida del acompañamiento si los familiares vienen a buscar al joven. Encontrar con el referente AFEV ocasiones para charlar e intercambiar opiniones.

Preguntas para plantearse

Si el acompañamiento se hace en el domicilio:

  • En qué medida puede o no el acompañamiento extenderse a los hermanos? Hablando con el niño/joven en cuestión.
  • Cómo puedo proponer una ayuda a los padres adaptada a sus necesidades, dentro de los límites que yo tengo?
  • Cómo los puedo explicar mi actividad ciudadana y voluntaria teniendo en cuenta la diferencia entre voluntad y caridad?

Si el acompañamiento se hace fuera del domicilio:

  • Cuál sería el lugar recomendado para favorecer el intercambio con la familia y establecer la confianza?
  • Si decido hacer una salida con el niño/joven con su familia, dónde puedo ir para que le guste a todos los miembros?

Postura que se tiene que adoptar:

Igual que la postura adoptada con el joven en seguimiento, tomar el tiempo con los padres y madres para escucharlos y charlar, esporádicamente acompañarlos si lo solicitan. De manera general: ser abiertos, establecer una relación de confianza, no ser dogmáticos. Desdramatitzar las malas notas, los informes de la escuela.

Valorar el comportamiento, las aptitudes y los éxitos del niño/joven.

Atención!

Es difícil satisfacer los objetivos de todo el mundo (padres, hermanos…) sobre todo, tu acompañamiento concierne al niño o joven: tú no intervienes en servicio de la familia, sino del niño o niña vinculado con su familia. Si la familia te pide que le eches una mano fuera del horario del acompañamiento, es decisión tuya “dosifica tu disponibilidad”. En cualquier caso, no dudes en hablar con tu referente AFEV: podrá ayudarte a solucionar los imprevistos.

Ten cuidado en no “traicionar la confianza” del niño o joven, por ejemplo dando, sin su consentimiento, información que él te ha confiado (excepto en los casos que creas que es verdaderamente necesario). Igualmente, no estás obligado a informar a los familiares de todas las actividades: lo más importante es dialogar, no informar.

Ten cuidado cen posicionarte como un experto o reemplazar a los padres si ellos te lo piden (por ejemplo en las citas con la escuela). Hazlo con ellos pero no en su lugar. Ten siempre presente que cuando acabe el acompañamiento tú no estarás allí y que el joven y su familia tendrían que hacerlo sin tú. Respecto a las maneras de vida de las familias, cuando tengas confianza, siéntete en confianza para hablarles de cosas que podrían mejorar el acompañamiento (por ejemplo, preparar un espacio tranquilo,…). No te olvides de hacer firmar las autorizaciones a los padres para las salidas/excursiones.

Cuando el acompañamiento no se hace a domicilio y tú quieres quedar con la familia, informa al joven. Si él/ella no aprueba este encuentro, no le fuerces, espera el momento adecuado para volver a proponerlo, sobre todo no quedes con sus padres sin su aprobación.

Herramientas

  • Sea cual sea la dificultad con la familia, habla rápidamente con tu referente AFEV (no lo hagas solo/a).
  • Él/ella te podrá orientar hacia las estructuras de ayuda a la paternidad, estructuras sociales, los servicios del barrio.
  • Los archivos de la delegación interministerial de la familia sobre el acompañamiento en la escolaridad: http:/??.
  • Territorio: todos los museos, parques, paseos, bibliotecas, ludoteques, etc.
  • Las herramientas en casa: los juegos, internet.

Beneficios colaterales

Que los padres y madres ganen movilidad, conociendo mejor las herramientas: los servicios del barrio. Apertura del niño y capacidad de cambiar de opinión sobre si mismo si la opinión de su familia sobre la escolaridad cambia. Capacidad de hacer descubrir a sus padres nuevos lugares, actividades y herramientas.

Otros recursos

Fichas para organizar diferentes actividades o con ideas para realizar tu acompañamiento: visita la acompañateca.

Suscríbete a nuestra newsletter

Infórmate sobre todo lo que sucede a enTàndem



    He leído y acepto la cláusula de protección de datos.

    En cumplimiento del Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/680 de 27 de abril), le informamos de que sus datos serán incluidos en un fichero registrado a nombre de AFEV, con el fin de poder informar de nuestras actividades. Puede ejercer el derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación y oposición dirigiéndose a dades@afev.org.