Las 5 características de las buenas relaciones de mentoría

Fuente original: The Chronicle of Evidence-based mentoring

 

¿Cómo podemos garantizar que las relaciones de mentoría sean suficientemente fuertes y duraderas para lograr cualquiera de los objetivos que nos proponemos? Esta es la pregunta que contesta Jean Rhodes, profesora de psicología, experta en mentoría y directora del Center of Evidence-based Mentoring en la Universidad de Massachusetts (Boston), en un artículo publicado recientemente en The Chronicle of Evidence-based mentoring fruto de una investigación que ha durado décadas. Según Rhodes, existen características en común en las relaciones de mentoría más efectivas:

 

1. La alianza

La alianza está constituida, según el experto en relaciones sociales Bruce Wampold (profesor), por:

  • El vínculo
  • El acuerdo en los objetivos de la mentoría
  • El acuerdo sobre qué actividades debemos realizar para alcanzar los objetivos. Para lograrlo, los mentores y mentoras deben mostrarse abiertos/as y flexibles, centrados en el/la mentorado/a y sus intereses

2. La empatía

La empatía significa no sólo entender y compartir las emociones de los demás sino también ponerse en su situación para ver las cosas desde su punto de vista. Hay tres nociones relacionadas con la empatía:

  • La sintonía: leer y ser capaz de atender las necesidades del otro, tanto mediante formas verbales como no verbales
  • El respeto positivo: ser capaz de percibir y transmitir lo bueno del otro, decirlo cuando sea necesario y construir así una cultura de aprecio y respeto mutuo. “Los/Las mentores/as con una mirada positiva se fijan en los atributos, capacidades y fortalezas de sus mentorados/as. No se fijan en sus “luchas” o los definen por éstas, o valoran los mentorados como “problemas a resolver”. Los mentores/as que juzgan contribuyen a que los jóvenes se desentiendan y abandonen (…). Por contraste, otro estudio demuestra que el reconocimiento de las cualidades positivas de los mentorados/as está asociado a una autoestima más alta y bienestar en los mentores de grupos infra-representados”, define Jean Rhodes
  • La autenticidad: un punto clave es que el/la mentorado/a sienta que el mentor/a es auténtico/a. Explicar cosas de él/ella mismo/a o admitir los propios errores puede ayudar

3. Expectativas positivas en cuanto a la relación

Los mentores y mentoras las deben transmitir a los mentorados/as, especificando qué actividades y tareas permitirán que la relación sea exitosa. Aclarar al mentorado/a qué esperamos de él/ella en cuanto a expectativas de éxito, permitirá que él/ella también se las apropie.

4. Adaptaciones culturales

Hay que mostrar “humildad cultural” y adaptarse por parte de los mentores y mentoras, que usualmente forman parte de grupos culturales dominantes, frente a los mentorados/as que suelen pertenecer a minorías.

5. La experiencia y las habilidades

De los mentores y mentoras, una de habilidades más significativas es que estén abiertos/as a aprender (especialmente de sus mentorados/as) y pedir consejo o apoyo por parte del programa cuando lo necesiten. Es importante dar reconocimiento a los aprendizajes recibidos de los mentorados/as, les refuerza su autoestima y una mejor percepción de ellos/as mismos/as. También el hecho de que tengan experiencia previa apoyando gente más joven (por ejemplo, los monitores).

6. Los deberes y la práctica (posible, pero no necesario)

Todo lo que el mentor o mentora hace fuera de las sesiones para reflexionar, prepararse, evaluar… puede ser útil para que los ratos de los acompañamientos se utilicen de forma más eficiente. También encargar a los mentorados/as pequeñas tareas que puedan hacer entre los encuentros para practicar en la vida real aquellos aprendizajes que se están trabajando en la mentoría (por ejemplo: pedir consejo a un/a profesor/a, poner al día su agenda,…). Esto también permite establecer un hilo de continuidad entre las sesiones.

Fuente original: 5 features of highly effective mentoring relationships